Avisar de contenido inadecuado

BREVE HISTORIA DE PINILLOS - Un enfoque preliminar para construir la verdadera historia

{
}

DEDICATORIA:

A la memoria de mis padres José Rafael Ballesteros Barrios y Elba Hernández Varela, quienes a través de sus míticas recordaciones, me enseñaron a querer al pueblo en que nací y del que tuvo que emigrar mi familia, cuando yo solo contaba con cuatro meses de nacido.

A Pinillos otrora, lumbre de progreso que hoy se desenvuelve en una inmerecida y nostálgica cotidianidad, en espera de que sus buenos hijos generen las condiciones y posibilidades para su restauración económica y social.

José Rafael Ballesteros Hernández.

INTRODUCCIÓN

El presente trabajo que pretende ser una aproximación al conocimiento histórico de Pinillos, tiene como objeto dar las primeras pinceladas para la configuración de una más extensa y detallada cronología, de los hechos históricos que han acaecido en este olvidado rincón de nuestra Costa Caribe colombiana. Su elaboración se ha fundamentado en diversas versiones de la tradición oral y en la búsqueda é interpretación de citas y alusiones que muchos investigadores de la historiografía costeña, han hecho en relación con la realidad socio política de La Depresión momposina y particularmente de Mompox, referente histórico y cultural de nuestra querida patria chica.

Contiene este ensayo, una visión general de aspectos relacionados con: la fisiografía de la Depresión momposina, con el comportamiento social de los pobladores primigenios de su territorio, con las causas que posibilitaron el asentamiento de Pinillos en el entorno geográfico en que hoy se encuentra é igualmente, plantea a la luz de un enfoque cronológico, los sucesos que posibilitaron el notable auge poblacional y económico que tuvo Pinillos a fines del Siglo XIX y a comienzos del Siglo XX, así como de aquellos que han posibilitado su declinamiento socioeconómico y su estancamiento hasta nuestros días.

Simultáneamente con la reseña de los datos históricos, se establece un análisis crítico de las ventajas comparativas que posee Pinillos, para enfrentar con éxito los retos que le impone el proceso globalizador en el marco del vigésimo primer milenio.

 

INTROITO


A mediados del siglo XIX, año 1840 aproximadamente, El Rio Magdalena, sufrió un cambio de rumbo al encausarse el mayor cauce de sus aguas por El Brazo de Loba y a decrecer el cauce por EL Brazo de Mompox, que fue en la Época de La Colonia la ruta por donde se movilizaba la economía nacional. Este fenómeno natural significó para nuestro Municipio un acontecimiento de importancia extraordinaria, al contrario de lo que significó para Mompox que fue perdiendo cada vez mayor preponderancia desde el punto de vista comercial y portuario.
Acaecido este hecho, comenzó en el país La Era de la Navegación Fluvial, que posibilito que Pinillos al igual que Magangue se convirtieran en poblaciones prosperas, por su ubicación en la ruta desarrollista de la navegabilidad fluvial, en razón de que El Brazo de Mompox no permitía la navegación de los grandes barcos a vapor que en la época comenzaron a surcar el Río.
Este hecho, posibilitó el crecimiento y auge económico de Pinillos, hasta el punto de que le fuese otorgada la dignidad de convertirse en cabecera municipal el 23 DE OCTUBRE DE 1848, al ser elevada la Provincia de Mompox a la categoría de Departamento.

 

ASPECTOS HISTORIOGRAFICOS DE PINILLOS

Pinillos está ubicado en La Gran Llanura de La Costa Caribe colombiana, en la Isla de Mompox Departamento de Bolívar, que es una porción de tierra rodeada por dos brazos del Rio Magdalena, denominados Brazo de Mompox al Oriente y Brazo de Loba o Quitasueño al Occidente. Pinillos se encuentra ubicado a orillas del Brazo de Loba algunos Kilómetros arriba a Las Bocas de Guamal, sitio en que El Río Cauca vierte sus aguas al Río Grande de La Magdalena. Según Molano (14), “El lugar de la desembocadura del Rió Magdalena, Huancayo, Yuma ó Guaripuña como lo llamaron nuestros antepasados amerindios, se ha trasladado a través del tiempo desde El Golfo de Morrosquillo hasta La Guajira, desembocando en seis lugares distintos, lo que muestra la dinámica geofísica del Río Magdalena, la misma dinámica, que a ha determinado modificaciones en la fisiografía de nuestra Costa Caribe, y que incidieron forzosamente en las costumbres y ó migraciones internas de los nativos dentro de su escenario geográfico” Esta misma dinámica geofísica de nuestro gran Río de La Magdalena, fue la que determinó el encauzamiento actual del Río por el Brazo de Loba, quedando paulatinamente Mompox ubicado sobre el curso de un cauce poco transitable y obligando al grupo de pobladores indígenas que habitaban inicialmente el lugar de Guadua vieja, migrar a las riveras del Brazo de Loba, buscando un lugar propicio donde establecerse, ya que muy posiblemente las inundaciones ocasionadas por el Río sobre el territorio que habitaban, hacían prácticamente inhabitable aquel lugar, en el que habitó el Gran Cacique Cicuco. Subsiguientemente esa población de raigambre indígena se trasladó al sitio actual cambiando su primigenio nombre de GUADUA VIEJA por el de PLAYAS DE PUEBLO NUEVO.

El nombre de Pinillos se debió a que en el año de 1846, El Arzobispo de Mompox Juan Fernández de Sotomayor y Picón, aconsejó a los habitantes de la población de Las Playas de Pueblo Nuevo, cambiar este nombre por el de PINILLOS, en honor a un comerciante y filántropo español que vivía en La Villa de Mompox, cuyo nombre era Pedro Julián Martínez de Pinillos de Nájera, nacido el 18 de enero de 1748 en Torrecilla en Cameros, Comunidad Autónoma de la Rioja - España, hijo legítimo de don Diego Martínez de Pinillos y Doña Isabel de Nájera, todos creyentes y cristianos, quien por línea materna era descendiente de nobles e hidalgos.

Don Pedro Martínez de Pinillos, Murió el día 22 de mayo de 1809 en la ciudad de Cartagena de Indias, a donde había ido por quebrantos de salud. Sus restos fueron sepultados al día siguiente en la Iglesia de la Tercera Orden de San Francisco, los cuales fueron exhumados en 1824 y trasladados a Mompox, donde reposan en La Iglesia de San Agustín. Martínez de Pinillos, fue el impulsor de la fundación en 1804, del Real Colegio Universidad de San Pedro Apóstol, creado por una Cédula Real del Rey Carlos IV de España y que inició sus labores el 29 de agosto de 1809, con las disciplinas de Teología, Jurisprudencia, Medicina Natural, Latín, Griego, Filosofía y Literatura, con la dirección interina del Dr. Presbítero José María Gutiérrez de Caviedes, por ausencia del rector titular, presbítero Don Eloy Valenzuela, quien ocupaba el cargo de Vicedirector de la Expedición Botánica en Bogotá.

El nombre del Colegio Universidad de San Pedro Apóstol se conservó hasta que la Cámara de Representantes de la Provincia de Mompox, dispuso que se llamara “Colegio Nacional Pinillos de Mompox” a partir del 19 de noviembre de 1853, con el objeto de honrar la memoria de su fundador. De la existencia de la antigua población indígena de Guadua Vieja, quedaban hasta hace unos 40 años vestigios, constituidos por valiosísimas Guacas que fueron saqueadas en La Loma del Muerto, en donde nuestros abuelos contaban que había existido el cementerio del desaparecido caserío. Estas sepulturas ó Guacas, como se les llamó por españoles y mestizos, fueron saqueadas impunemente desde tiempos coloniales y mucho más recientemente, sin que las autoridades tomaran medidas para proteger la memoria antropológica de nuestro pueblo; de la misma forma el territorio de Guadua Vieja, fue impunemente enajenado por familias poderosas que llegaron a la región é impusieron su ley de tierra arrasada, ante la indiferencia cómplice de propios y extraños.

Por esas circunstancias de la naturaleza, Pinillos tuvo un periodo de esplendor en La Época de Oro de la Navegación Fluvial, pero esas mismas circunstancias que hicieron posible que el Río Magdalena se enrumbara por el Brazo de Loba, pueden convertir a Pinillos como convirtió a Mompox en un pueblo sin posibilidades futuras de desarrollo, si las autoridades municipales y quienes han disfrutado de los favores electorales de sus nativos, no orientan las medidas para evitar que la sedimentación en la parte arriba del pueblo, convierta El Brazo de Loba en un insignificante caño, si el Río enrumba definitivamente sus aguas por el Brazo de Chicagua, hecho que viene vislumbrándose desde hace ya largos años, sin que los líderes locales, hayan tenido la capacidad para percatarse de la nefasta significación que tendría este acontecimiento. Esta realidad incontrovertible, nos indica que es necesario adelantar una gestión gubernamental de gran trascendencia ante el gobierno nacional, para posibilitar la construcción de espolones hidráulicos, que impidan que Pinillos se pueda convertir con el tiempo en un Pueblo fantasma al que solo lleguen las noticias de la segunda Era de la Navegación por el Río Magdalena, proyecto nacional que ya ha tomado gran espacio en los planes, que en un futuro mas próximo que lejano, tendrá que implementar el estado colombiano como vía propicia para el logro de un desarrollo equilibrado y sostenible de la economía nacional en el escenario de la globalización económica. He aquí un reto para las nuevas generaciones.

FISIOGRAFÍA DE LA DEPRESIÓN MOMPOSINA

Los suelos del territorio en que se encuentra asentado el municipio de Pinillos, tienen una altura en promedio inferior a la cota máxima de crecimiento del Río Magdalena, y por tanto están sometidas a periodos anuales de inundación, es así como en temporadas de alta pluviosidad, las aguas del Río alcanzan en algunos lugares, varios metros por encima de la superficie del suelo; razón por la que se ha denominado a este territorio La Depresión Momposina, constituida ésta por La Isla de Mompox, la zona cenagosa ubicada en el ángulo que conforman El Brazo de Loba y El Río Cauca y las tierras aledañas a la Ciénaga de Zapatoza. Investigaciones, señalan que la fisiografía de la Costa Caribe, ha permanecido casi sin modificaciones desde la llegada de los españoles, lo cual, permite afirmar que las condiciones fisiográficas actuales del territorio de la Depresión, son las mismas que conocieron nuestros antepasados Marabúes, lo cual no puede decirse de la espesa vegetación y abundante fauna que existía en esa época y que actualmente se encuentra diezmada por las acción colonizadora del hombre a partir de la Colonia. Molano (5), al hacer alusión a las tierras anegadizas de nuestra Costa Caribe argumenta: “Sobre pasajes llamados deprimidos é inundables coexistían selvas aluviales de humedales y ciénagas, con el monte firme y la vegetación acuática y lacustre de las zonas pantanosas. Su localización, comprendía el amplio sector inundable del Rió Magdalena y La Depresión de Mompox, Los Valles medios y bajos de los Ríos Sinú, San Jorge, Atrato, Catatumbo, Cesar y buena parte del Anden Pacífico.

La composición multiespecífica de esta selva, brindó a los nativos enormes posibilidades alimenticias y la base de una rica cultura material. Era una enorme selva oscura, por la inmensidad de los árboles colosales que la poblaban, todo era monumental, hasta las lianas (enredaderas) que envolvían aquellos inmensos troncos, que cuatro hombres dándose las manos, apenas hubieran podido abrazar.” En las majestuosas selvas que cubrían el territorio de La Depresión, se levantaban esbeltas y abundantes las palmas, que aún en nuestros días constituyen los ejemplares de flora más representativos de nuestra Región Caribe, entre las cuáles se destacan: La Palma amarga, La Palma nolí, La Palma de lata ó corozo, La Caña flecha y La Palma de vino entre otras; con ellas los nativos preparaban aceites, licores; fabricaban: viviendas, cestas, flechas, arcos y un sin número de aperos de riguroso uso en su ambiente primigenio.

Dugand (8), al referirse a la vegetación de las vegas anegadizas del Bajo Magdalena, ubica como especies importantes de este entorno agro climático: La Zarza de agua (Mimosa pigra), cuyas ramas alargadas y reclinadas son profusamente espinosas, La Bajagua ò lengua de vaca (Herpetica alata - Leguminosa), planta leguminosa de hermosas flores en racimos erguidos y muy vistosos. El Mimbre ó Sauce playero (Tessaria integrifolia - Compositacea)..........En las zonas donde el anegamiento es más breve, la vegetación nativa tiene especies representativas entre las cuáles se destacan: El Iguanero de agua (Dugandia rostrata), planta con ramas armadas de agujones curvos. El Buche ó guamo rojo (Pithecollobium lanceolathum), árbol espinoso de la Familia Leguminosa. El Guayacán enano ( Arthrosamanea pistaciaefolia). El Cantagallo ò búcaro (Erythina glauca). El Macaratú (Lonchocorpus cericeus).El Suán, Estranguladora ó abrasa palo ( Ficus dendrocida ). El Ubero ( Cocoloba caracasana). El Muñeco de río ( Cordia tentrandra). El Naranjito ó amor de mico (Crataeva tapia). El Olla de mono ( Lecythis magdalenica).La Vara santa ( Triphalaris americana). El Orejero ó carito ( Enterolobium ciclocarpum). El Campano ( Samanea saman ). El Guacamayo ( Senegalia guacamayo ) . El Guacamayo baranó ( Senegalia poliphilla). El Caracolí ( Anacardium excelsum). La Bonga ( Ceiba pentradra). El Jobo ( Spondias nombium). El Roble de río (Tabebuia rosea). La Mora ( Chlorophora tinctoria). El Garcero (Licania arbórea). “Las vegas anegadizas del Bajo Magdalena, - enfatiza Dugand (8) - tienen condiciones ecológicas y residenciales iguales a la Versea Amazónica, y de los rebalsos de la Orinoquía venezolana.

Estos árboles, que en los actuales momentos se presentan distantes unos de otros, son restos de un bosque ribereño muchísimo mas cerrado que vistió las márgenes del Río Magdalena en épocas precolombinas” Como especies de la fauna endémica ó autóctona de La Depresión Momposina, algunos en vía de extinción, podemos mencionar: El Jaguar ó tigre americano, El Caimán de aguja, El Mono cotudo, El Coroncoro, El Ponche, El Tigrillo, El Coyongo, El Puerco espín, El Perico ligero ó perezoso, La Zorra chucha ó zarigüeya, El Oso hormiguero, La Boa, La Babilla, Las Guacamayas, El celebérrimo mico y otra serie de valiosísimas especies que en tiempos idos constituyeron elementos abundantísimos de nuestra fauna regional.

HABITANTES PRIMIGENIOS DE LA DEPRESIÓN MOMPOSINA

La Depresión Momposina estaba poblada al momento del descubrimiento por Indígenas de la Tribu de Los Malibú, pertenecientes al Grupo Lingüístico de Los Karib ó Caribes que poblaron las tierras bajas y cálidas de la Costa Atlántica colombiana, a la que llegaron procedentes de Venezuela y de Las Islas del Caribe a las cuáles dieron su nombre y a las que llegaron procedentes del Brasil. Los estudios etnológicos del científico francés Paúl Rivet, indican que la llegada del hombre a La América se efectuó a partir de dos corrientes migracionístas, a saber:

• La primera de origen Mongoloide, que llegó procedente del Noreste de Asia por el estrecho de Bering. Fue artífice de esta primera migración La Familia Arawack, a la que pertenecieron Aztecas, Mayas, Chibchas, Incas y los Wayú y Taironas en el Caribe colombiano.

• La Segunda gran migración procedente de Melanesia, Polinesia y Australia, llego a través del Océano Pacifico, a la que Paúl Rivet denominó Paleoamericana, llegó a América a través del Océano Pacifico ó de la Antártida aprovechando el rosario de islas y archipiélagos enclavadas entre Tasmania y La tierra del fuego, de donde pasaron al Brasil, diseminándose a Ecuador, Perú, el Sur de Colombia a través del Río Amazonas, de Venezuela y de las Antillas. Esta migración penetró por el Mar hasta California. El Doctor Rivet, en sus estudios etnológicos, demuestra la similitud craneal de estos Amerindios con sus antepasados polinesios y melanesios, así como la identidad de algunos de sus elementos culturales como danzas rituales con mascaras, la cerbatana, y la hamaca entre otros.

Aquiles Escalante (1), citando a Paúl Rivet padre de la Antropología colombiana, escribe: “En el momento de la conquista, Los Malibú se extendían desde La Ciénaga de Zapatoza hasta la desembocadura del Rió Magdalena penetrando hacia Cartagena. Hablaban diferentes dialectos pero se entendían. Comprendían tres Tribus: Los Pocabui o Malibú de las lagunas. Los Malibú del Río Magdalena y Los Mocanà en el actual Departamento del Atlántico”. Según Escalante, el Dr. Rivet, clasifica a los Malibú dentro de La Gran Familia lingüística americana Karib. A fuerza de convivir en los mismos territorios los Caribes y los Arawak lograron espacios de convivencia, lo anterior llevó al Profesor Escalante, a plantear una réplica a desavisados escritores: "Es lamentable que por las circunstancias de aparecer vocablos Arawak dentro de los límites de la cultura Mocaná algunos escritores aficionados afirman que los mismos pertenecían a la cultura Arawak."

En consonancia con lo anterior Uribe (5) resalta: "Los Arawak, la familia lingüística mas extendida de Sur América fueron los primeros en llegar al territorio colombiano y poco antes de la conquista fueron desplazados de su territorio por Los Caribes, que a partir del Siglo XII llegaron en migraciones sucesivas procedentes del Área del Caribe y Brasil, remontaron los Ríos Cauca y Magdalena para dispersarse en las vertientes interiores de las dos cordilleras"

Los Caribes, según Fals Borda (2), eran originarios del Brasil de donde subieron a las Guayanas, Venezuela y las Islas del Caribe y de allí a Colombia; hombres y mujeres andaban semidesnudos, cubrían sus genitales con guayucos y faldas fabricadas con fibras vegetales, mientras el torso permanecía al descubierto, adornaban su cuerpo con: aretes, narigueras, collares y brazaletes fabricados con oro, dientes de animales y de humanos caídos en batallas.

Excepto las familias de Los Senues, Los Malibú y Los Arahuacos; el resto de los Caribes, se organizaron en cacicazgos conformados por grupos de familias que guerreaban constantemente, por lo cual eran temidos por otros grupos de indígenas. Para guerrear, se pintaban el cuerpo con achiote y fabricaban flechas venenosas é incendiarias; dominaron la orfebrería la cestería y las técnicas para moldear el barro, fabricaban cestas, esteras, cinturones y otros aperos con fibras de origen vegetal (3). “Los Arawak, la familia lingüística más extendida de Sur América fueron los primeros en llegar al territorio colombiano y poco antes de la conquista fueron desplazados de su territorio por Los Caribes, que a partir del Siglo XII llegaron en migraciones sucesivas procedentes del Área del Caribe y Brasil, remontaron los Ríos Cauca y Magdalena para dispersarse en las vertientes interiores de las dos cordilleras, de la fusión de estos emigrantes con la población local, asentada en la zona de tiempo atrás surgieron dos tradiciones locales: Los vestigios de la primera de ellas denominada Tradición de Urnas Funerarias del Magdalena, se encuentra diseminada el Valle Medio y Bajo de Río; sus portadores eran grupos que vivían sobre las Terrazas Aluviales, en viviendas comunitarias similares a las malocas de las tribus amazónicas y cuya cultura material parece indicar que se trataba de comunidades igualitarias. La otra, es la tradición Sonsoide del Valle del Río Cauca, integrada por variedad de grupos asentadas en ambas orillas del rió interrelacionadas por el intercambio” (4).

Las evidencias arqueológicas encontradas, indican que los Malibú, practicaron la primera de estas dos tradiciones ya que así lo demuestran:

• La existencia de entierros ó guacas muy comunes en el territorio de La Depresión.

• Las terrazas Agro potámicas que construyeron en las ciénagas pantanosas de La Depresión para instalar allí sus cultivos y viviendas en épocas de crecientes, obra ingenieril resaltada en el Museo Nacional de Bogotá, en donde existe una maqueta a escala de estas terrazas, las cuales en su conjunto constituyeron un gran distrito agro-silbo-pastoril, conformado por infinidad de islotes artificialmente construidos unos al lado de otros con el fango del fondo de las ciénagas, que si hubiesen podido ser observadas desde lo alto, debían haber presentado la apariencia de una extensa colcha de islotes monocromáticos rodeados de resplandecientes espejos de aguas no contaminadas.

La segunda tradición, no fue una característica de los Malibú, por cuanto el mismo Uribe, anota que los grupos costeros en general tenían gran movilidad, con excepción de los cacicazgos de La Guajira, De La Sierra Nevada y de La Depresión Momposina, hecho este corroborado por la construcción del gran complejo de islotes en las ciénagas de la región, por parte de Los Malibú, lo que deja ver a las claras el carácter sedentario de esta comunidad, lo que ha conllevado a que importantes investigadores, la hayan considerado, junto con Los Senues y Arahuacos, como uno de los grupos que mayor desarrollo social habían alcanzado a la llegada de los españoles.

Los Malibú fueron importantes orfebres, magníficos alfareros y diestros tejedores, de lo cual es muestra clara, la gran riqueza obtenida en las Huacas o sepulturas indígenas, encontradas en el territorio municipal, sin contar la inmensa riqueza usurpada por los conquistadores españoles. De esta tradición artesanal orfebre, siguen siendo cultores los monposinos, cuya destreza es reconocida a nivel nacional e internacional, igualmente muchos pueblos de las riveras del Magdalena, han heredado de la cultura Malibú la orfebrería y la cestería como actividades aún vigentes en su actual desenvolvimiento económico.

Esta semblanza productiva, ha quedado plasmada en el legado cultural que el pueblo Malibú dejó para la posteridad, tal y como podemos identificarlo en nuestra entrañable danza indígena de la de trenza, que no es mas que una alegórica representación de la actividad que los indígenas realizaban al tejer sus aperos y utensilios de trabajo mediante la utilización de los fibras vegetales.

 

 

CONQUISTA Y COLONIZACIÓN DE LA COSTA CARIBE Y DE LA DEPRESIÓN MOMPOSINA

El descubrimiento de América, fue producto de la necesidad histórica que tenía el Viejo Mundo de ampliar sus fronteras económicas, correspondiendo a España ser la protagonista de este acontecimiento, que ha contribuido al desarrollo del sistema capitalista a nivel mundial hasta nuestros días, por cuanto América sigue aún siendo expoliada económicamente a través del sometimiento Neocolonial.

Los conquistadores que llegaron al territorio americano en 1492, estuvieron constituidas por ordaz de combatientes habituados a la guerra que España había sostenido con los invasores árabes, desde el año 711 de la era cristiana, cuando estos invadieron las tres cuartas partes del territorio español, hasta poco antes del descubrimiento cuando fueron expulsados de territorio español. Sobre la personalidad del conquistador, Méndez (1) escribe: “La inmensidad territorial americana, la imposibilidad de las comunicaciones y el imperio de la codicia, la violencia y la impunidad, le llevaron a considerarse exento de toda sumisión. Le impulsó un imperativo que haría respetar sobre todas las cosas; enriquecerse convertirse en aquel Señor feudal que tanto había ansiado, contar con la obediencia ciega y el tributo de infinitos seres humanos expuestos a su despotismo. Amo sobre todas las cosas y sobre todas las autoridades. Sea con otros españoles o con los indígenas, el trato de éste recién llegado estaba signado por la hostilidad, la altivez y la violencia.”

“La búsqueda del metal precioso, fue el motor de las empresas de la colonización. Desde su arribo a la América, los europeos procedieron a apoderarse por medio de la fuerza, de los objetos de oro y plata de los Indígenas. El oro fue el primer gran despojo del que fueron víctimas los pueblos americanos. El segundo gran despojo sería la tierra.”(2). Los primeros años de la conquista se caracterizaron por el saqueo inclemente de las poblaciones indígenas en la Costa, en estos años fueron comunes los secuestros de Jefes indígenas, quienes eran liberados tras El Rescate en oro, en tierras ó en alimentos de los cuáles adolecían los españoles.

En un comienzo, la conquista se redujo a saqueos inmisericordes con el simple propósito de conseguir riquezas, mediante la modalidad del Rescate y del Rancheo; no existía en los españoles, a pesar de lo que La Corona les imponía, el deseo de establecerse y organizar poblaciones propiamente dichas, las pocas que se fundaron constituían solo lugares para guarecerse del ataque de los Indígenas. Después de tres décadas de vergonzoso saqueo, los españoles se habían apoderado de la casi la totalidad del oro que se encontraba en poder de los Indígenas; Ante la carencia casi total de metales preciosos que usurpar a los indígenas, fueron constituidas La Mita y La Encomienda instituciones a través de las cuáles la población indígena era obligada a pagar una tributación al conquistador ya fuera con trabajo forzado en las minas, en las haciendas ó con el aporte de avituallas y alimentos, para que a su vez éste transfiriera el oro y las utilidades a la metrópoli, para que luego fluyera a todo el sistema económico naciente del Viejo Mundo.

El primero en tocar tierras colombianas en 1499 fue Alonso de Ojeda, quien al frente de una expedición bordeó la costa venezolana llegando hasta el Cabo de La Vela. Ojeda, había sido enviado por El Rey de España con el objeto de colonizar y poblar los territorios de tierra firme. En el año de 1500 Rodrigo de Bastidas recorrió las costas de nuestro país, creando dos gobernaciones: Nueva Andalucía que abarcaba los territorios comprendidos entre El Cabo de La Vela y El Golfo de Urabá y Castilla de Oro que se extendía desde Urabá hasta las tierras de Centro América. “La Expedición de Pedrarias en 1514, fue el primer intento colonizador organizado y financiado por la corona española que toco tierras de La Costa Caribe colombiana, sus comandantes Vasco Núñez de Balboa y Martín Fernández de Enciso, fundaron en la orilla occidental del Golfo de Urabá la primera población en tierra firme colombiana que denominaron Santamaría La Antigua del Darién.”

En 1524, la corona española otorga a Rodrigo de Bastidas, el territorio comprendido entre El Cabo de las Vela y la desembocadura del Rió Magdalena y su correspondiente tierra adentro; éste en 1525, funda la ciudad de Santa Marta y creó la Gobernación del mismo nombre. De la fundación de Santa Marta, Freire(3), escribe: “Los naturales de esta provincia y los primeros de ella, que fue donde el dicho gobernador pobló, cedieron de paz mostrándose amigables a los conquistadores, aunque tiempo adelante con sus vecinos y otras naciones a ellos cercanas, hubo muy reñidos encuentros y costaron muchas vidas sus conquistas, como lo cuenta el reverendo Fray Pedro Simón en sus Noticias Historiales y el Padre Juan de Castellanos en sus Elegías y escritos adonde el curioso lector lo podrá ver.”

En 1532, Pedro de Heredia es nombrado Gobernador de Cartagena por parte de la Real Audiencia de Santo Domingo, con sede en la Isla de La Española, y este en 1535 funda la ciudad de Cartagena, después de luchar contra los Indígenas que ocupaban el lugar. Según escribe Freire, a la llegada de Heredia a Cartagena ya el lugar era conocido con este nombre, que tal vez Ojeda ó Bastidas le dieron esta denominación por su similitud con la Cartagena de España, ciudad que al igual que la nuestra se encuentra protegida de los embates de las altas mareas, por la protección que le ofrece la conformación geográfica de sus costas.

En contraste con lo anterior, cabe resaltar que algunos historiadores reclaman que el nombre de Cartagena, proviene de la población Calamarí de estirpe Caribe que habitó el territorio en épocas prehispánicas. “Los españoles fundaron ciudades con funciones portuarias y comerciales como Cartagena, Mompox, Santa. Marta, ligadas directamente a la Metrópoli, allí tuvieron su mejor apoyo Las Cabalgadas, empresas de pillaje ó intercambio fraudulento de mercaderías con los indígenas, conocidas entre 1510 y 1540, eventos que conjuntamente con el rescate, brindaron a los españoles dinero para costear futuras entradas a los pueblos indígenas y pagar las deudas contraídas con los banqueros y casas europeas que costeaban sus expediciones.”(4)

Jorge E. Calderón, Historiador y Profesor de la Universidad del Atlántico y de La universidad del Norte escribe: “Particularmente en Mompox, Ciénaga y Tamalameque los encomenderos impusieron a los indígenas quienes les proporcionaban oro, alimentos y mantenimiento, cargas onerosas y la obligación de tripular canoas y otros medios de comunicación fluvial; es decir trabajar como Bogas”(2). En la época republicana, esta actividad siguió siendo desarrollada por los mulatos y mestizos libertos como medio de subsistencia, por lo cual eran denominados popularmente “Bogas” ocupación que fue exaltada por el Maestro José Benito Barros al componer La Piragua:

Doce Bogas con la piel color majagua

y entre ellos el temible Pedro Albundia

en las noches a los remos arrancaban

un melódico rugir de hermosa Cumbia”

Mompox, fue uno de los enclaves del latifundio español en el Siglo XVI, y a la vez señalada por algunos historiadores la forma bárbara como en esta parte del país fue diezmada la población indígena, situación que se dio principalmente por el trabajo forzoso a que fueron, al ser considerados como animales en los inicios de la conquista, a la separación del indígena de su territorio natal y las enfermedades infecciosas que trajo el español, además de que su gran belicosidad los llevó a enfrentar con gran desventaja militar a los españoles, lo cual posibilitó su extinción casi total. “Las tribus sobrevivientes de este grupo racial, fueron las que huyendo del sometimiento ibérico, lograron refugiarse en las regiones malsanas y selváticas del país, donde solo las misiones han logrado hacerlas sobrevivir a la historia” (5).

La aniquilación de la población indígena fue tal en territorio de la Depresión momposina, que para comienzos del Siglo XIX cuando tomó cuerpo el proceso independentista, casi no existía en nuestra población regional el componente indígena, condición ante la cual correspondió a mestizos y mulatos, ofrecer su apoyo a las minorías criollas que se disputaron con los españoles el liderazgo político administrativo en la Provincia de Mompox.

Este proceso de aniquilación del indígena en el territorio de la Depresión, se deja ver con toda claridad, en la no participación de la flauta, instrumento de claro ancestro indígena, en el proceso de formación de muchos aires de su música vernácula, interpretados solo con los instrumentos de percusión de aportación negra, tal es el caso de La Tambora, El Bullerengue y los aires con estos emparentados.

Cabe recordar la gran influencia negroide, que en el territorio de la Depresión se dio en el periodo colonial, ya que su territorio, fue refugio de muchos grupos de rebeldes Cimarrones que huyendo del despotismo de los españoles radicados en Cartagena y en Mompox, se asentaron en él para constituir sus Palenques. Sobre este tipo de incursiones negras, es preciso resaltar el acecho que hiciera por estos tiempos al gobierno monposino, Domingo Bioho considerado el líder Cimarrón más importante del país, y quien fundara El Palenque de San Basilio, el cual tiene el reconocimiento de ser el Primer territorio que se liberó del régimen colonial españolen el territorio nacional. Hacia 1600, se registró en La Provincia de Cartagena, la rebelión del famoso esclavo Domingo Bioho, exmonarca de un estado africano quien al frente de 30 negros y negras, se internó en la Ciénaga de La Matuna. Sus huestes se fueron engrosando hasta sembrar de terror la apacible vida colonial de Cartagena, Tolú, Mompox y Tenerife; con sus asaltos, robos y actos de piratería. Por fin se atrincheró y fundó un poblado, que aún subsiste, El Palenque de San Basilio. Fue tanta la lucha contra este Palenque, que se pactó con Bioho la paz, permitiéndole vestir a la española, con espada y daga dorada. Más tarde el Gobernador García Girón, logró aprisionarlo y lo hizo ahorcar.

Fals Borda (6), identifica como los más importantes latifundistas de la época colonial en La Depresión Momposina, al Márquez de Santa Coa, de nombre José Fernando Mier Guerra, residente en Mompox quien tenía a orillas del Magdalena más de 120.000 Has y el Marqués de Santa Cruz de apellido Torres quien vivía en Cartagena y poseedor de haciendas al sur de Mompox. Dentro de los territorios pertenecientes al Marqués de Santa Cruz muy seguramente se encontraba ubicado el caserío de “Guadua Vieja” Debido al gran crecimiento comercial que había alcanzado Mompox en el Siglo XVIII, con la llegada de comerciantes samarios y cartageneros que llegaron allí huyendo de beligerancia de los piratas, se generaron condiciones propicias para el comercio licito é ilícito; prosperó allí una clase enriquecida, ilustrada y activa que no quería seguir subordinada por Cartagena, y al contrario buscar de nuevo la autonomía de que transitoriamente había gozado en 1774, cuando la corona española creó la Provincia de Mompox, segregándola de Cartagena.. Este acto de los momposinos, creó entre los cartageneros un sentimiento de revancha que se hizo manifiesto en muchos episodios sucesivos de nuestra historiografía regional.

La Provincia de Mompox, en cuya jurisdicción se encontraba el antiguo poblado de Guadua Vieja, fue según Indalecio Lievano Aguirre(7), la primera de La Nueva Granada en declarar su Independencia Absoluta de España el 6 de Agosto de 1810, cuando el Pueblo en un acto público, proclamó al Cabildo de la ciudad como autoridad máxima y bajo la dirección de José María Salazar y José María Gutiérrez de Piñeres, luego, el 11 de Octubre, toda la Provincia se declara independiente y designa una Junta de Gobierno dirigida por Gabriel Piñerez; acto de valentía y patriotismo que le valió a Mompox el titilo de “La Valerosa”.

Poco ha sido difundido por los historiadores del país, La Declaración de Independencia de la Provincia de Mompox, pero este acontecimiento constituye, uno de los Hitos que ha marcado nuestra Región Caribe a través de la historia nacional, porque fue realmente después de la Fundación del Palenque de San Basilio, el primer fermento independentista que se dio en el territorio nacional, por cuanto las insubordinaciones que hasta ese momento se habían llevado a cabo, no planteaban el desconocimiento de la soberanía de la corona española. Pinillos tiene entonces el privilegio de haber sido parte de esa Provincia, que logro antes que el resto del país su independencia absoluta del régimen español. Esto debe conllevar a que anualmente, se conmemore la fecha del 6 de Agosto, así como los demás pueblos y ciudades festejan sus acontecimientos importantes. Recordemos que los gestores del Movimiento Independentista del 20 de Julio en Bogotá, solo planteaban su descontento con las instancias gubernamentales de la Colonia, pero dejaba en pie la sumisión al régimen español; por esta razón, los oligarcas criollos nombraron como Presidente de La Junta de Gobierno de Bogotá al Virrey Amar y Borbón, acto que fue repudiado por el pueblo bogotano, que el día 13 de Agosto encabezado por El Líder Popular José María Carbonell, hicieron que los miembros de La junta reconsideraran su posición inicial y ordenaran el apresamiento del Virrey, y que luego de nuevas presiones populares procedieron a enviarlo con su familia y sus adeptos a Cartagena.

La Declaración de Independencia de los monposinos, constituyó para el gobierno de Cartagena aún en poder de los realistas, un desacato que se sumaba al anterior de haber logrado su separación administrativa en 1774. “En Enero de 1811, los realistas de Cartagena ocuparon a Mompox y la convirtieron en fuerte militar de la campaña colonial” (7). Este hecho, conllevó el sometimiento de Mompox al gobierno realista de Cartagena y a la más brutal persecución de sus dirigentes, situación que resintió a los monposinos y ocasionó que muchos emigraran a otras ciudades ó que se radicaran en pueblos vecinos. En esta época llegaron a Pinillos los primeros pobladores momposinos, tal como recordaba mi Padre Rafael Ballesteros, lo que sus abuelos a él le contaron.

El 11 de Noviembre de 1811 Cartagena declaró su independencia absoluta de la monarquía española, quedando Mompox bajo el dominio español, hasta 1812 cuando el Libertador, con el apoyo del Gobernador de Cartagena Manuel Rodríguez Torices, inició la Campaña militar del Bajo Magdalena, que fue la gran primera victoria militar del Libertador en suelo colombiano, en esta campaña venció a los españoles en varias poblaciones asentadas en las orillas del Río Magdalena entre ellas: Mompox, El Banco, Tamalameque, Ocaña y Tenerife (6).

Libertada Mompox por Bolívar, quedó convertida en Provincia Independiente, constituyendo de esta forma una de las 22 Provincias en que quedo dividida La Nueva Granada al iniciarse la Primera República independiente del régimen español. En el sentimiento regionalista de estas provincias, escribe Borja (8), se gestaron las ideas políticas y administrativas que sirvieron como fermentos del Estado Nacional, materializado finalmente en la conformación de un Nuevo Estado que se llamó: “Provincias Unidas de La Nueva Granada”. Infortunadamente este espíritu provincialista, demarcado por profundas divergencias naturales y culturales, constituyó también la oportunidad adversa para que la monarquía española impusiera en 1815, El Régimen del terror que durante cuatro años, lapidó el querer y la economía nacional. El 30 de Agosto de 1821, Mompox entro a formar parte de la Gran Colombia, en calidad de Departamento independiente, al igual que lo hicieron: Riohacha, Santa Marta, Cartagena, Atrato, Panamá, Veraguas, Novita, Antioquia, Soto, Pamplona, Vélez, Socorro, Tunja, Casanare, Mariquita, Neiva, Santa Fe, Popayán y Citará.

La pérdida de importancia que comportó Mompox en el panorama político y económico del país, lo constituyó fundamentalmente el hecho de perder su calidad de puerto fluvial, sitial que fue logrando Barranquilla y otras ciudades intermedias como Magangue y pueblos otros pueblos ribereños como Pinillos, a partir de la segunda mitad del Siglo XIX.

UNA ÉPOCA DE ESPLENDOR EN PINILLOS

Ubicado ya Pinillos en la Ribera oriental del Brazo de Loba, ocurre un episodio muy importante en la vida económica del país, y en particular para los pueblos y ciudades ubicadas en las riveras del Río Magdalena, según lo expresa Alfredo de La Espriella (6), “La historia fascinante del Río de La Magdalena, empieza en 1828 cuando el propio Libertador concede al ciudadano alemán Juan Bernardo Elbers, el privilegio de explotar la navegación fluvial a vapor, lo cual constituye el primer hito imponderable de nuestro progreso”

En 1835, se terminó de construir en Barranquilla el Barco a vapor Elena, el primero que surcó las aguas del Río Magdalena y que fue construido por Elbers, quien había apoyado la Guerra por la Independencia, y a quien Simón Bolívar en cuanto llegó a la presidencia de la República, otorgó el privilegio de iniciar la navegación a vapor por el Rió Magdalena y en todos sus afluentes.

Antes de iniciarse la navegación a vapor, el comercio fluvial se hacía en Champanes que no tenían la suficiente capacidad para transportar los volúmenes de carga, que a partir de la Independencia Nacional se comenzaron a movilizar por el Río; este cambio de direccionamiento que sufrió el Río Magdalena al encausarse por el Brazo de Loba, fenómeno que comenzó a evidenciarse aproximadamente a partir de 1840, significaron para Pinillos un acontecimiento de importancia extraordinaria, ya que poco después de iniciarse el proceso de la navegación fluvial a vapor, Mompox fue perdiendo cada vez mayor importancia desde el punto de vista comercial y Pinillos al igual que Magangue se convirtieron en poblaciones prosperas, por su ubicación en la ruta desarrollista de la navegabilidad fluvial.

ESTE HECHO, POSIBILITÓ SU CRECIMIENTO Y AUGE ECONÓMICO HASTA EL PUNTO DE QUE LE FUESE OTORGADA LA DIGNIDAD DE CABECERA MUNICIPAL EL 23 DE OCTUBRE DE 1848, AL SER ELEVADA LA PROVINCIA DE MOMPOX A LA CATEGORÍA DE DEPARTAMENTO; DIGNIDAD QUE LE FUERA QUITADA EN MAYO DE 1.923 SEGÚN ORDENANZA NO. 42, DURANTE EL RÉGIMEN HEGEMÓNICO NACIONAL, CUANDO LA CABECERA MUNICIPAL FUE TRASLADADA PALOMINO, COMO CONSECUENCIA DE LA PUJA POLÍTICA QUE SE VIVIÓ A NIVEL NACIONAL ENTRE LIBERALES Y CONSERVADORES Y QUE INCUESTIONABLEMENTE DEBÍA REFLEJARSE EN EL NIVEL LOCAL.

El Régimen Hegemónico nacional, encabezado por los latifundistas, que comenzó en 1878 y que duro 50 años, impuso una cruel persecución nacional en contra de los pueblos que se opusieron a él, entre los cuales se encontraba Mompox que era en la época, por el carácter comercial de su economía una de la ciudades más pobladas y progresistas del país y por tanto oponentes al carácter retardatario del régimen central. Esta situación ocasionó que muchos pobladores de La Valerosa, llegaran a refugiarse a Pinillos, en donde ya se encontraban radicados algunos de sus familiares. Era aún en esa lejana época Pinillos, un caserío poco desarrollado, en donde los perseguidos encontraron paz y tranquilidad. _________________________________________________

EN 1935 SE RESTITUYÓ LA DIGNIDAD DE CABECERA MUNICIPAL DURANTE EL PERIODO PRESIDENCIAL DE ALFONSO LOPEZ PUMAREJO; PRESIDENTE DE FILIACIÓN LIBERAL, PADRE DE ALFONSO LÓPEZ MICHELSEN, QUIEN EJERCIÓ LA PRESIDENCIA DE LA REPUBLICA ENTRE 1934 Y 1938 EN 1.949 DURANTE LA ÉPOCA DE LA VIOLENCIA, LA CABECERA MUNICIPAL FUE TRASLADADA NUEVAMENTE A PALOMINO, Y RESTITUIDA EN 1962 POR LA GESTIÓN ADELANTADA POR EL DR. MANUEL DE J. PÉREZ DÍAZ SIENDO ESTE DIPUTADO DE LA ASAMBLEA DEPARTAMENTAL DE BOLÍVAR

La llegada de gran número de familias momposinas a Pinillos para convertirse en sus hijas adoptivas, tuvo como consecuencia lógica el trasplante de las tradiciones culturales y la pujanza de esa importante villa a nuestro terruño; de esto dan testimonio diversas manifestaciones folclóricas y culturales, que desde esos lejanos tiempos dieron significación al comportamiento de los artistas populares de Pinillos. Desde esos tiempos cuasi ignorados se personificó por nuestros abuelos la representación de “La Conquista” danza apologética del sometimiento indígena al régimen español, cuyo origen momposino, se deja ver claramente en la estrofa:

“Santa Cruz se llama

Villa de Mompox

por que así lo quiso

el conquistador”

Constituyó esta migración, un elemento de gran valía para el posterior crecimiento y liderazgo que comenzó a ejercer Pinillos entre las poblaciones del Bajo y Medio Magdalena, liderazgo que se consolidó al instaurar el gobierno nacional, la navegación fluvial por el Brazo de Loba en el año de 1889 a raíz de que el Brazo de Mompox se había vuelto ya intransitable por la pérdida irremediable de su caudal.

Al iniciarse el proceso de navegabilidad por el Brazo de Loba, Pinillos debía constituir un pequeño poblado al que llegaban cada día más y más familias procedentes de diferentes partes de la Costa Atlántica, y principalmente de Mompox, La Sabana de Bolívar, El Departamento del Atlántico. También del Cercano Oriente, llegaron a nuestros lares los Turcos, trayendo consigo las enseñanzas del antiguo arte del comercio ambulatorio, tal y como Gabriel García Márquez indica que lo hicieron en su entrañable y mítico Macondo. Pinillos comenzó a ser entonces un pueblo progresista de floreciente y dinámica económica, con una población aproximada de 4000 habitantes en la sola cabecera.

Entre las actividades comerciales que fueron favorecidas por la navegabilidad del Río y por un largo periodo de estabilidad que guardo el Río, durante el cual no se produjeron severas inundaciones, podemos mencionar:

a.- El producto de la extracción maderera que se desarrollaba en sur del municipio (Tiquicio), era vendida en parte a los barcos para ser utilizada como combustible de sus calderas, y en parte transportada hasta Cartagena y Barranquilla mediante el sistema de balsas madereras dirigidas Río abajo por expertos patrones.

b.- La actividad pesquera, correspondía gran parte de los ingresos que la población recibía, ya que los barcos acopiaban grandes volúmenes de la pesca artesanal, de la cuál vivía la gran mayoría de las familias de la región. La ganadería y la explotación agrícola a mediana escala, constituyeron los soportes más importantes de la economía de las familias mas acomodadas del pueblo. Esta bonanza se vio favorecida, como ya se explico, por la estabilidad geofísica que el Río comportó por muchos años, favoreciéndose así la permanencia de cultivos y de hatos ganaderos de considerable importancia, que ofertaban gran cantidad de queso y de cocos, que en gran volumen eran transportados hasta Zaragoza (Antioquia) donde había una gran actividad minera; productos que eran transportados en Champanes, movilizadas por Bogas que armados de canaletes y varas de lata constituían la fuerza motriz del transporte fluvial en la región, también los barcos a vapor demandaban gran parte de la producción agrícola en aquellos tiempos de bonanza.

c.- La actividad comercial, se desarrolló en buena medida por la llegada de pasajeros procedentes de la cuenca del Río Cauca, que llegaban a Pinillos, para tomar la ruta del Río Magdalena y dirigirse al interior ó a las Ciudades de Barranquilla y Cartagena. Vendedores de las más variadas mercaderías, cotidianamente llegaban a Pinillos a ofrecer sus váratelas a una población de relativa solvencia económica; movimiento de pasajeros, que generaba a la vez una actividad lucrativa a quienes se dedicaban a brindar hospedaje a ese tropel de entusiastas transeúntes.

PINILLOS DURANTE LA GUERRA DE LOS MIL DÍAS

A fines del Siglo XIX, se produce uno de los acontecimientos más importantes de la historia sociopolítica del país. Las contradicciones ideo – políticas que se suscitaron entre los partidarios del Régimen Hegemónico Conservador y Los Federalistas, dividen el criterio nacional, desatando esta contraposición de idearios, un feroz enfrentamiento a nivel nacional, conocida como La Guerra de los Mil Días, desarrollada entre 1899 y 1902, acontecimiento que ocasionó la separación de Panamá y resintió en gran forma la navegación fluvial llevando a la quiebra a varias empresas navieras; lo cual laceró la economía de los pueblos ribereños que como Pinillos, derivaban su economía de la navegación fluvial.

Para los tiempos de La Guerra de los Mil Días, Pinillos estaba ya constituido en uno de los pueblos con más proyección en El Bajo y Medio Magdalena, dada su estratégica ubicación en las cercanías de la desembocadura del Río Cauca, lo cual lo constituía en un puerto obligado de la carga procedente de La Región de La Mojana y de la Sabana de Bolívar; escenario en el que florecía el fervor por las ideas progresistas de sus gentes, condición inherente a los pueblos con intereses económicos fundamentados en el comercio y la producción minifundista, que en la época eran representadas y defendidas por el liberalismo.

Estos ingredientes, sirvieron de insumos para que Pinillos se radicalizara con las ideas federalistas, abanderadas por El General Rafael Uribe Uribe; cabe anotar que en la segunda presidencia de Rafael Núñez, acaecida entre 1884 y 1886, se concibió y finalmente fue proclamada la Constitución Nacional de 1886, la cual:

• Cambió el Nombre al país de Estados Unidos de Colombia, por el de República de Colombia.

• Abolió los antiguos Estados Soberanos convirtiéndolos en Departamentos dirigidos por Gobernadores nombrados por el Presidente de la República para periodos de 6 años.

• Quitó a la banca privada el privilegio de emitir dinero, entregando al estado este derecho a través del Banco de la República. Estos cambios, entre otros que posibilitó esta nueva Constitución, lesionaron considerablemente los privilegios que tenia la oligarquía comercial y financiera del país quienes se declararon enemigos del proceso de “Regeneración”, asumido por Núñez desde la presidencia; esta enemistad, se hizo manifiesta en dos revoluciones civiles, a saber:

LA PRIMERA REVOLUCIÓN DE LOS RADICALES.- Acaeció en 1895 siendo Presidente de La República Miguel Antonio Caro y que no tuvo mayor trascendencia a nivel nacional, pero sí para Pinillos, por el hecho siguiente: Los rebeldes opositores al Gobierno de Caro, fueron un sector del Liberalismo llamados por esto “Radicales” que abrasaron la ideología federalista, y que como grupo insurgente armado optó por una economía con enfoque de tipo comercial é industrial, opuesto a la concepción latifundista, extractiva y centralista del conservatismo y del liberalismo tradicional.

Ante esta encrucijada política económica que vivía el país, los pinilleros optaron por la alternativa propuesta por los Radicales Liberales, en razón a que sus intereses de pueblo progresista dedicado al comercio y a las actividades productivas de pequeña escala, eran compatibles con los paradigmas del Radicalismo. Por otro lado, Pinillos como parte integrante de la Provincia de Mompox, perdía con las medidas del reordenamiento territorial, las posibilidades de desarrollo socio económico que los federalistas reclamaban para las provincias.

Fracasada esta primera revolución, los Radicales se dispersaron y su Jefe Máximo El General Rafael Uribe Uribe, se refugió en Pinillos atendiendo el consejo de su amigo el Gobernador de Bolívar el Dr. Manuel Francisco Obregón, pinillero de nacimiento y de quien recibió su nombre el COMAFO; ya en Pinillos, El General Uribe se residenció en casa del Sr. Francisco Obregón, padre de Doña Graciela Obregón y hermano del Gobernador de Bolívar, quien tenía para la época de los acontecimientos, el cargo de Alcalde de Pinillos. En esta estancia en Pinillos el General Uribe, fue denunciado ante la guardia nacional quien lo apresó para luego ser exiliado a Centro América.

LA SEGUNDA REVOLUCIÓN DE LOS RADICALES.- Se llevó a cabo entre 1899 y 1902 siendo Presidente de la República Manuel San Clemente, Revolución conocida como “La Guerra de los Mil Días” y que fue liderada por los Radicales Gabriel Vargas Santos y Rafael Uribe Uribe, quien recientemente había regresado de su exilio en Centro América. Esta segunda revuelta, suscitó el apoyo del liberalismo a nivel nacional, correspondiendo ser al Magdalena Medio y a Los Santanderes el escenario de reclutamiento y alistamiento de ejército rebelde, actividad a la cabeza de la cual estaba el General Uribe, de tan grata recordación por parte de los pinilleros, tanto por sus ideas como por el recuerdo aciago de su captura en 1895.

Todos estos hechos, motivaron a un grupo de pinilleros a enrolarse en el ejército revolucionario de Uribe, entre estos temerarios y valerosos paisanos alcanzamos a remembrar los nombres de: los hermanos Félix, Juan y Jacinto Gil, Delfín Erazo, Ventura Ochoa, Bernabé Rodríguez, Maximiliano Ochoa, Pedro Arias y un hermano suyo cuyo nombre no se ha podido recordar, Martín Rojas y Rafael Ballesteros. Este ultimo de origen momposino quien radicado en Pinillos había procreado con Doña Regina Gil, prima hermana del Coronel Félix Gil, a Doña Dilia Ballesteros mi abuela paterna. Mi bisabuelo Rafael Ballesteros, hombre ilustrado, llegó a ser el Secretario Privado del General Rafael Uribe en tiempos de la Guerra, razón por la cual mereció el rango de Coronel; terminada la Guerra este patricio se comprometió maritalmente en Zapatoza, y nunca más volvió a Pinillos.

También a Félix Gil, le fue otorgado el rango de Coronel del Ejército Rebelde, pero a él no por ofrecer sus servicios intelectuales a la causa revolucionaria, sino por su osadía, arresto y coraje en el fragor de las confrontaciones contra el ejército gobiernista. Pasada la Guerra El Coronel Gil, ocupó por largos años el cargo de Notario Municipal siendo su Secretario mi pariente Magdaleno Martínez. En 1935 ocupó el cargo de Alcalde municipal. Estos hechos aunados a su longeva existencia hicieron del Coronel Félix Gil, un personaje que gozó de trascendental aprecio y simpatía entre sus paisanos.

Mi padre que gran estima se profesó con El Coronel Félix Gil, por ser familiares entre sí, comentaba de las historias que de niño oía relatar al Coronel sobre los sucesos de la guerra, como aquella acaecida durante la Batalla del Cerro de Peralonso en Los Montes de María en 1899.

Al momento del ataque sorpresivo de los gobiernistas, contaba el Coronel Gil, nuestra compañía estaba asando carne para el almuerzo y al escuchar los disparos enemigos, todos salimos a escondernos entre los matorrales y poder repeler el ataque sin ser vistos, yo me devolví con otros compañeros para recoger la carne que se estaba asando, recuerdo que las ensartamos en las bayonetas para no quemarnos las mano; no podíamos perder esa ración, porque era la única en varios días de largas y desalentadoras caminatas y confrontaciones, debíamos recuperarlas para seguir luchando por la patria que anhelábamos. He aquí la valentía que le mereció su grado de Coronel en el ejército revolucionario. Por todo esto las autoridades de Pinillos le deben un merecido reconocimiento público, a nuestro único héroe de guerra, El Coronel Félix Gil.

                                                LEER 2a. PARTE

http://pinillosbolivar.obolog.es/breve-historia-pinillos-2a-parte-2475262

 

 

{
}
{
}

Deja tu comentario BREVE HISTORIA DE PINILLOS - Un enfoque preliminar para construir la verdadera historia

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre